¿No sabes por dónde empezar con la imagen online de tu negocio?

¿No llegas a todo y no puedes dedicar tu tiempo a eso de Internet?

¿Para qué complicarse la vida?

Soy Silvia Comino, copywriter y redactora.

Y ayudo a profesionales como tú a ganar tiempo y tranquilidad sin descuidar la presencia online de su empresa.

Escribo los textos de la web y el blog de tu negocio para aumentar sus beneficios sin que tú tengas que preocuparte de esas cosas.

Si me preguntas por qué me dedico a esto del copy, te diré que lo hago por dos razones principales: porque me gusta y porque me permite organizar mi vida
como yo quiero.

Escribir es lo que más me gusta hacer, pero entiendo que a ti no te pase lo mismo.
O que no tengas tiempo de hacerlo.

Mi objetivo es que tú también puedas disfrutar de tu pasión y dedicar tu tiempo a la actividad principal de tu negocio sin descuidar su imagen online.
A eso, y a las otras cosas importantes de tu vida.

Lo confieso: me van las palabras

Desde siempre. Este vicio feo me llevó a estudiar Filología;
empecé con la Clásica y luego me pasé a la Inglesa (why not?).

Después llegaron cursos de escritura de varios tipos, de corrección de estilo y de algún que otro tema relacionado con la edición.
Hasta que encontré la formación definitiva con Javi Pastor.
El copywriting entró en mi vida y aquí estoy contándotelo.

Me has visto aquí

¿Qué más te cuento?

  • Nací en Barcelona a mediados de los 70 y aquí sigo. Tiene mar y me gusta (no es que vaya mucho a verlo, pero ahí está, y eso me basta).
  • Me gusta aprender cosas imprescindibles para el día a día, como griego moderno o danza irlandesa; no me han hecho rica, pero me han dado muy buenos ratos (y algún que otro momentazo glorioso).
  • Me encantan los animales. Todos.
  • En el pasado tuve un negocio de hostelería. De aquella etapa conservo el recuerdo de lo bueno y lo malo de la vida del pequeño empresario. Y el cartel del local, que aún tengo en casa.
  • Escribo desde siempre; relato, literatura infantil y hasta una novela policiaca... de todos tengo algo publicado por ahí (pero el Nobel queda todavía lejos).
  • Muy fan de yacimientos arqueológicos de todo tipo (piedras, para los amigos). Si además están en Grecia, la cosa ya roza el fanatismo radical.
  • Durante dos años copresenté un programa cultural en una radio local. Gamberro, sí, pero cultural al fin y al cabo. De allí me llevé grandes ratos, bocatas de falafel en el antro menos glamuroso del Raval y la prueba empírica de que debería hablar más despacio (aunque algo me habían dicho ya).
  • Una vez me encontré 5000 pelas en una cabina telefónica. Dudo mucho que vuelva a pasar.
Velocidad radiofónica. Era ver el micro y poner cara de ir muy, muy deprisa.